Viajar también tiene un precio

La gente nos escribe diciendo… vaya viajazo, que envidia!! Como os la estáis gozando!!!

Y la verdad es que sí… jajaj aunque nos gustaría poder decir algo más sobre esto:

No somos precisamente personas adineradas -económicamente hablando- y viajar también requiere cierto esfuerzo físico y mental cuando llevas poco presupuesto. Eres el empresario de ti mismo, tienes que gestionarte mejor que nunca porqué no generas beneficios, sólo hay salida de dinero. Pasarte significa acortar el viaje y quedarte corto, en ocasiones, es no disfrutar de la experiencia como te gustaría.

En las fotos aparecen paisajes maravillosos, alojamientos increíbles, gustosa comida y nosotras monísimas (o no) con una sonrisa en la cara que, a pesar de que normalmente la llevamos de serie, no siempre es así. En las fotos no aparece cuando nos pasamos un buen rato buscando un alojamiento barato perdidas en un nuevo lugar con la mochila cargada a la espalda a 30 y pico grados a la sombra (o incluso lloviendo) porqué nuestro monedero es ajustado, así que no pagamos más de 5$ por dormir, con lo que no vamos precisamente al hotel Hilton ni al Ritz. Hemos llegado a compartir habitación con todo tipo de nuevos insectos de los que ya nos hemos inmunizado. Tampoco aparece cuando nos pateamos los lugares para encontrar la mejor comida en relación calidad-precio ni cuando nos vamos por la patilla por no haber acertado… jajajaj No aparece tampoco cuando viajamos en un autobús durante 15 horas con el cuello roto y oliendo a gandinga por no haber dónde ducharnos. Ni aparecemos nosotras en plan llorera infantil por la impotencia de no poder comunicarte con el idioma. Tampoco aparecemos cuando nos ponemos negras por tener la sensación de ser un dólar con patas y que intenten estafarte continuamente, ni cuando discutimos entre nosotras por ser pareja de viaje 24 horas y buscar el equilibrio en la convivencia.

Y con esto, nos gustaría aclarar que no es una queja! en absoluto! sabemos que es parte del proceso y de la experiencia y la verdad que agradecemos cada minuto por estar en esta escuela. Porqué, en realidad, todo estos momentos nos compensan con creces. El aprendizaje en un sólo día es enorme y nos encanta!!!! La sensación de tener pocas cosas hace que no tengas que preocuparte por mucho, sólo por las necesidades básicas. Es buenísima la sensación de poder cambiarte de lugar en tan sólo 5 minutos sin tener que hacer esas incómodas mudanzas. Es genial no preocuparse por la ropa que vas a llevar, te pones lo que tengas limpio (o lo que huela menos mal jajaja) y ya. Y, sobretodo, la sensación de no saber cual será la sorpresa siguiente con la que te vas a encontrar. Nos hemos convertido en expertas comerciales regateando precios, imperfectas relaciones públicas con todo tipo de personas, administrativas/contables de nuestro tiempo y dinero y más adaptables que un camaleón. Valorar lo que tienes y reestructurar tus necesidades y valores.

Así que, síííí la estamos flipando!!!! La gozamossss y nos encanta!!!! pero detrás hay un gran trabajo físico y mental… hemos trabajado duro para estar hoy aquí, antes y durante el viaje. Y bienvenida la experiencia porque eso es lo que nos hace crecer.

Querer es poder.

1434623828559

Compartir es vivir :Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

Vang Vieng

Llegamos a este pueblo un poco por casualidad. La verdad que lo pasamos de largo en la ruta porqué habíamos leído que era el típico sitio turístico dónde van los veinteañeros a ponerse hasta el banderín de alcohol y a dejarlo todo hecho un asco… y pasamos de eso, así que desde Luang Prabang cogimos un sleeping bus de 10 horas hacia Vientiane, la capital. Fue llegar y nos pareció tan feaaaaaaa!! Triste, sucia y gris. Así que, con la bajona, nos sentamos en la primera cafetería que encontramos para decidir qué hacer y justo recibimos un mensaje de Álvaro (un chico extremeño que conocimos en Luang Prabang) diciendo que acababa de llegar a Vang Vieng y que el sitio tenía bastante buena pinta. Vientiane, tu apellido es Next!! Fue mirarnos y coger las mochilas para ir directas a la estación de buses. Pillamos un autobús de 5 horas en dirección contraria a nuestra ruta, para encontrarnos en Vang Vieng con la peñita con la que habíamos pasado los días en Luang Prabang.

Cuando llegamos… flipamos!!!! Un pequeño pueblo en medio de las montañas, a orillas del río Nam Song. Y sí, es muy turístico, pero las personas con las que compartes tu experiencia son las que hacen los lugares y nos hicimos un grupito súper salao! Continue Reading →

Compartir es vivir :Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

Luang Prabang

Luang Prabang ha sido la primera parada oficial en Laos. Es la antigua capital del país y patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Sólo hacen falta dos segundos para darse cuenta, porqué parece un pueblito de cuento, la tienen súper bien conservada.

Nuestro concepto de ciudad es: aglomeración, gente, vehículos y mucho movimiento, pero Luang Prabang nada tiene que ver con eso, ya que es un lugar pequeño, silencioso en dónde descansar.

Es el típico sitio dónde van las parejitas a morrearse.

Esta ciudad es también uno de los puntos religiosos más importantes (espiritualmente hablando) de todo el país, y se hace notar así, porqué está llenito de templos y de escuelas de monjes que, en esta zona de Asia, son más respetados e importantes que los Rolling Stones!

Los monjes aquí son las fucking estrellas del rock! Vamos, los que parten el bacalao.

Luang Prabang fue perfecta para acoplarnos unos días después de un largo viaje, con variadas actividades con las que disfrutar de los días, descansando y comiendo por muy poco dinero. Continue Reading →

Compartir es vivir :Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

Lo sentimos

Sentimos mucho no poder actualizar el blog tan a menudo como nos gustaría. La verdad que nos esta costando encontrar buena conexión a internet, aunque estamos en ello.

Si te apetece, puedes echar un vistazo a nuestro perfil de Facebook e Instagram que tienes enlazado aquí al lado, hasta que nos pongamos al día.

Actualmente cruzamos la frontera Laos-Camboya y estamos en Siem Reap, con nuevas aventuras.

Gracias por la paciencia.

Compartir es vivir :Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

Cruzando la frontera con Laos

Ya hemos cruzado la frontera y estamos en Laos. Ha sido largo e intenso pero ha merecido la pena. Un par de días en Chiang Mai, de paso por Chiang Rai, haciendo noche en Chiang Khong (pueblico del paso fronterizo) y, a la mañana siguiente, ya estábamos cogiendo el slowboat en Huay Xai (Laos) para navegar durante dos días por el río Mekong, haciendo noche en Pak Beng hasta llegar a Luang Prabang, antigua capital de Laos y patrimonio de la humanidad.

Por lo poco que hemos visto, Laos es más rural que Tailandia y con una vegetación que ni Jurassic Park! es maravilloso, y diciendo esto nos quedamos cortas. Aunque han tenido que pasar un par de días para darnos cuenta de eso ya que el paso fronterizo es territorio hostil.

En nuestro pensamiento romántico, cruzábamos la frontera en una pequeña barquita hasta llegar a la orilla de Laos, como se hacía antes, pero eso ahora sólo es para los locales. Así que a los viajeros nos hacen pasar por un enorme puente de cemento teniendo que pagar 3 medios de transporte. Te sablean el dinero hasta por respirar!! Lo tienen todo perfectamente montado para que pagues el doble por todo! Si te la pueden meter, te la meten, y sin vaselina. Usando la ancestral técnica de calentarte la cabeza a lo cerveza-beer-amigo, te absorben la paciencia hasta que acabas cediendo. Vamos, que por más alerta que vayas, te lo acabas comiendo con patatas. 

Sanguijuelas, chupa cuartos!!! Shut up and take my money!!!

Shut-up-and-take-my-money Continue Reading →

Compartir es vivir :Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

Pai: A 762 curvas de Chiang Mai

Ya estamos en Pai, un pueblito hippielongo a 4 horas de Chiang Mai por carretera. Llegamos por la ruta 1095, pasando por 762 curvas señores! Y no, no echamos la pota. La verdad que Pai es increíblemente bonito. Pequeñito pero juguetón. Se comenta que antes era mucho más hippie aunque existen comunidades “new age” en los alrededores del lugar. Tampoco hemos visto a mucha gente mayor… es como un pueblo de jóvenes bohemios. Aquí, o haces artesanía, o tocas algún instrumento.

Que putada ser las únicas de este pueblo sin talento musical destacado. Podríamos haber tocado en las calles y ganarnos algunos bahts para comprar pachulí jajaj

Aunque… no nos riamos mucho que estamos las dos en plan tiradas. Una camiseta puede ser: tu ropa de día, tu vestido de noche, el pijama, un turbante para la cabeza, la toalla para la cara o un kleenex para esos moquillos inesperados que te pillan sin papel jajajaj

Acaso no es eso ser personas creativas? Solucionando problemas con los recursos disponibles en el momento presente. Vamos, ni la RAE lo podría haber definido mejor. Ale, y nos quedamos tan anchas.

Continue Reading →

Compartir es vivir :Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

La cabra tira pa’l monte (43h de viaje)

Nos acabamos de pegar el pateo de la vida para llegar al norte de Tailandia, os acordáis de los de Pekín Express? bah, aficionados! Como vamos con un ajustado presupuesto y nos hemos fundido una gran parte de él en plan “gozadoras de la vida” en las islas, descartamos el viajar en avión e hicimos el recorrido por tierra. Véase: 4 horas en barco + 8h en autocar kamikaze por la carretera de la muerte + 16 larguííísimas horas deambulando por Bangkok con la mochila a cuestas a 34 grados + 15h de tren hasta Chiang Mai + 30min de tuk tuk con la señora más buenaonda.

Crujidas, casi sin dormir, con los pies más hinchados que la señora del 3°, Irene con cagalera y sangrando por la nariz creyendo tener el dengue, y Meri con más mal humor que el abuelo más cascarrabias de cualquier pueblo recóndito de la España profunda.

Continue Reading →

Compartir es vivir :Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr