4000 Islas en medio del río Mekong

Vaya tuteeee que nos pegamos para llegar aquí… la verdad que no sabemos si es por que somos unas motivadas o por la ignorancia de no saber cómo sería el trayecto… pero nos pegamos un chorretón de horas! Salimos del centro de Laos hacia Don Det sin hacer noche entre medio, en plan flipadas máximas. Que… a ver, de poder se puede: “durmiendo” y comiendo mal, con espalda rota y con algo de mal humor por culpa del cansancio. Probablemente no sea recomendado por las autoridades sanitarias.

De Kong Lor a Thakhek nos pegamos 5 horacas en un Sorng Taa Ou (tuk tuk – camioneta) de lo más incómodo. Al principio tiene su gracia por la novedad, pero cuando llevas 3 horas te quieres morir. Llegamos al atardecer a Thakhek y allí empalmamos con un bus local de 10 horas con el aire acondicionado tan fuerte que creíamos estar en Helsinky. Escuchando toooda la noche un karaoke de canciones típicas Laosianas, así que eso de dormir… cero patatero. Llegamos a la estación de autobuses de Pakse a las 4 de la mañana y no había ni Cristopher! Vino el primo/hermano/vecino del conductor con un tuk tuk a recogernos a cambio de pagar un precio excesivo por el transporte para llevarnos al centro de la ciudad.  Continue Reading →

La cueva de Kong Lor

Le dimos una segunda oportunidad a la capital y, de Vang Vieng, volvimos a Vientiane. Pasamos la noche y el día siguiente salimos tempranito en dirección a la esperada cueva de Kong Lor. Allí estaba, a tan sólo 7 horas en un autocar local con una decoración de lo más festiva.

No es uno de los parajes más visitados, nos dimos cuenta por los pocos turistas que viajaban allí. Ese día, llegamos únicamente 7 personas al poblado de Kong Lor que está justo a un kilómetro de las cuevas.

Llegamos al atardecer y flipamos! Kong Lor es uno de los pueblos más “vírgenes” que habíamos visitado hasta el momento. Son 4 cabañas (por decirlo de alguna manera) y la mayoría de locales se dedican a cultivar el campo. Vimos a señoras “en tetas”, cosa que resulta extraño en Laos ya que son la ostia de conservadores. Continue Reading →

Vang Vieng

Llegamos a este pueblo un poco por casualidad. La verdad que lo pasamos de largo en la ruta porqué habíamos leído que era el típico sitio turístico dónde van los veinteañeros a ponerse hasta el banderín de alcohol y a dejarlo todo hecho un asco… y pasamos de eso, así que desde Luang Prabang cogimos un sleeping bus de 10 horas hacia Vientiane, la capital. Fue llegar y nos pareció tan feaaaaaaa!! Triste, sucia y gris. Así que, con la bajona, nos sentamos en la primera cafetería que encontramos para decidir qué hacer y justo recibimos un mensaje de Álvaro (un chico extremeño que conocimos en Luang Prabang) diciendo que acababa de llegar a Vang Vieng y que el sitio tenía bastante buena pinta. Vientiane, tu apellido es Next!! Fue mirarnos y coger las mochilas para ir directas a la estación de buses. Pillamos un autobús de 5 horas en dirección contraria a nuestra ruta, para encontrarnos en Vang Vieng con la peñita con la que habíamos pasado los días en Luang Prabang.

Cuando llegamos… flipamos!!!! Un pequeño pueblo en medio de las montañas, a orillas del río Nam Song. Y sí, es muy turístico, pero las personas con las que compartes tu experiencia son las que hacen los lugares y nos hicimos un grupito súper salao! Continue Reading →

Luang Prabang

Luang Prabang ha sido la primera parada oficial en Laos. Es la antigua capital del país y patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Sólo hacen falta dos segundos para darse cuenta, porqué parece un pueblito de cuento, la tienen súper bien conservada.

Nuestro concepto de ciudad es: aglomeración, gente, vehículos y mucho movimiento, pero Luang Prabang nada tiene que ver con eso, ya que es un lugar pequeño, silencioso en dónde descansar.

Es el típico sitio dónde van las parejitas a morrearse.

Esta ciudad es también uno de los puntos religiosos más importantes (espiritualmente hablando) de todo el país, y se hace notar así, porqué está llenito de templos y de escuelas de monjes que, en esta zona de Asia, son más respetados e importantes que los Rolling Stones!

Los monjes aquí son las fucking estrellas del rock! Vamos, los que parten el bacalao.

Luang Prabang fue perfecta para acoplarnos unos días después de un largo viaje, con variadas actividades con las que disfrutar de los días, descansando y comiendo por muy poco dinero. Continue Reading →

Cruzando la frontera con Laos

Ya hemos cruzado la frontera y estamos en Laos. Ha sido largo e intenso pero ha merecido la pena. Un par de días en Chiang Mai, de paso por Chiang Rai, haciendo noche en Chiang Khong (pueblico del paso fronterizo) y, a la mañana siguiente, ya estábamos cogiendo el slowboat en Huay Xai (Laos) para navegar durante dos días por el río Mekong, haciendo noche en Pak Beng hasta llegar a Luang Prabang, antigua capital de Laos y patrimonio de la humanidad.

Por lo poco que hemos visto, Laos es más rural que Tailandia y con una vegetación que ni Jurassic Park! es maravilloso, y diciendo esto nos quedamos cortas. Aunque han tenido que pasar un par de días para darnos cuenta de eso ya que el paso fronterizo es territorio hostil.

En nuestro pensamiento romántico, cruzábamos la frontera en una pequeña barquita hasta llegar a la orilla de Laos, como se hacía antes, pero eso ahora sólo es para los locales. Así que a los viajeros nos hacen pasar por un enorme puente de cemento teniendo que pagar 3 medios de transporte. Te sablean el dinero hasta por respirar!! Lo tienen todo perfectamente montado para que pagues el doble por todo! Si te la pueden meter, te la meten, y sin vaselina. Usando la ancestral técnica de calentarte la cabeza a lo cerveza-beer-amigo, te absorben la paciencia hasta que acabas cediendo. Vamos, que por más alerta que vayas, te lo acabas comiendo con patatas. 

Sanguijuelas, chupa cuartos!!! Shut up and take my money!!!

Shut-up-and-take-my-money Continue Reading →